Estuve en una reunión espiritual en donde hablaron sobre la oración de suplica que es un ruego apasionado hacia Dios por algo que anhelas con desespero y por eso me pareció muy importante compartir la esencia de lo que significa estar suplicando por salud en oración.

La oración de suplica es superior a cualquier otro tipo de oración a Dios pues nace de la pasión que hay en nuestros corazones y refleja lo más profundo de nuestro ser, por lo tanto, nos vuelve transparentes ante nuestro Padre Dios.

Estamos suplicando por salud en

Nosotros

Cuando oras con acción de suplica por tu salud, Dios te da poder y el respaldo que necesitas para hacer que todos tus hábitos mejoren y se alineen con el propósito de recuperar y proteger tu salud. Y esto es gracias al poder de Dios en nosotros para mejorar nuestra calidad de vida.

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” – Filipenses 4.6 RVR

Nuestra familia

Las personas directamente afectadas con la enfermedad de uno, es la familia. Esto se debe a que la enfermedad genera preocupación y angustia a las personas más cercanas. Y aunque no podemos forzar a otros a hacer lo que nosotros consideramos que es lo mejor para su salud, si contamos con una herramienta mucho más poderosa que es la oración de suplica.

Es por medio de la oración que provocamos sanidad en nuestra familia y a todos.

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.” – Santiago 5.14 RVR

“orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;” – Efesios 6.18 RVR

Nuestro país

Sabemos que en nuestro gobierno como en cualquier otro hay muchas fallas y aunque quizás no podamos influir de forma directa para cambiar eso, si conocemos al Dios que está por encima de las autoridades de cada país. Y sólo Él puede dirigir un país en orden.

Oremos para que Dios ponga en los corazones de las autoridades el mejorar los sistemas de salud para poder tener mejores oportunidades en cuanto a nuestra salud, y eso empieza al tener mayor facilidad para obtener alimentos frescos y naturales, que son la obra de Dios y la principal fuente de salud. Y esta es la razón para estar suplicando por salud.

“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.” – 1 Timoteo 2.1-2 RVR

Es decir que ahora tenemos en nuestras manos una mejor herramienta para mejorar la calidad de vida tanto en nosotros como en otros, pues este es el deseo de nuestro Padre Dios y sólo debemos provocar el milagro. El primer paso: Orar.

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” – 3 Juan 1.2 RVR