Hacer ejercicio está relacionado con mucho beneficios tanto para la salud como para cualquier aspecto de nuestras vidas. Es una excelente herramienta para nuestra vida, pero el problema es que en la mayoría de veces es un muy difícil continuar una rutina. Así que este va a ser mi último intento para hacer ejercicio.

Cuando estaba en la universidad me solía levantar a las 5-6a.m. para hacer ejercicio en la sala de mi apartamento, después fui a un gimnasio, después hice ejercicio en mi cuarto después de terminar mis trabajos del día, después salía a correr a las 7-8a.m. en el parque y a hacer ejercicio, y bueno la lista continua entre todas las cosas que he intentado para seguir haciendo ejercicio. La cuestión es que siempre llega un momento que ocurre algo que me cambia la rutina y me es casi imposible continuar haciendo lo mismo.

Ya van varias semanas que no he vuelto a hacer ejercicio, aunque lo importante no es el método para hacer ejercicio sino la capacidad de ser constante. Lo cual me lleva a pensar ¿cuáles son mis niveles de energía en este momento?, pues para continuar con estos proyectos de Lenus me veo forzado a usar toda la energía que pueda obtener. En tú caso puedes pensar qué es lo que más te preocupa de tu salud. Aquí algunas preguntas muy útiles como ¿Cómo te sientes en la mayoría de los días? ¿Cuál es tu peso? ¿Tu estado físico actual cómo impacta tu fe, tu alimentación, tu enfoque, tu familia, tu trabajo, y tu vida en general?

Yo por lo menos conozco mi problema de inconsistencia, así que por medio del libro “El plan de Daniel” encontré algunas recomendaciones que pueden ser muy útiles para reconocer tus obstáculos y para saber como superarlos. De esta forma puedes adquirir el ejercicio como un hábito. Para esto comparte conmigo mi último intento para hacer ejercicio.

Mi último intento para hacer ejercicio

Visualiza en 5 años como te quieres ver desde el aspecto físico, emocional, relaciones y espiritual. Pues estos son campos en donde hacer ejercicio tiene una gran influencia.

Una Palabra

En este primer paso debes analizar cuál es tu motivación, pues digamos en mi caso lo que más me interesa es optimizar mi energía para aumentar mi nivel productivo y así lograr mis sueños mucho antes. Así que mi palabra sería Productividad, pues resume mi motivo para hacer ejercicio. Aunque esto no es todo, pues cada semana trae sus propias complicaciones. Entonces es mejor cuando le das distintas perspectivas a tu motivación durante cada semana, por ejemplo en mi primera semana va a ser Resistencia o quizás Reto, pues lo más difícil para mí será empezar.

Prepárate

Es un hecho que van a haber momentos en que no quieres hacer ejercicio, e incluso es bueno tener uno que otro día a la semana para dejar de hacer ejercicio, el problema es que cuando lo dejamos por un día se suelen convertir en días y semanas. Así que debemos prepararnos para eso simplemente detallando tres cosas:

  1. Identifica los beneficios de lograr tu meta.
  2. Identifica los obstáculos para lograr tu meta.
  3. Escribe una lista de soluciones para esos obstáculos.

Y eso es todo. Sé que dije que este sería mi último intento para hacer ejercicio porque considero que esta vez si voy a lograr convertirlo en un hábito, pero de ninguna forma te recomiendo darte por vencido, porque hacer ejercicio tienen muchísimos beneficios que no los voy a explicar aquí. Para eso espero que te suscribas a nuestro [boletín de noticias].

Salud!