Los carotenoides son los pigmentos responsables de dar el color llamativo a la mayoría de frutos y vegetales. Por lo tanto una comida variada en colores como rojo, amarillo y naranja, asegura una variedad en nutrientes.

Los carotenoides en la vida

Los carotenoides son una clase de fitonutrientes que ayudan a absorber la energía solar en las plantas para realizar la fotosíntesis. Además evita el daño que generan los radicales libres pues los carotenoides también se comportan como antioxidantes.

También hay algunos carotenoides que se convierten en vitamina A dentro del cuerpo, lo cual es importante para nuestra visión y para nuestro desarrollo.

– Los animales no producen carotenoides –

Es necesario consumir carotenoides con grasas para que el organismo lo absorba, aunque estos se puede obtener por medio de frutos secos, entre otras fuentes saludables.

Hay más de 600 tipos de carotenoides, aunque los favoritos son alfa-caroteno, beta-caroteno, beta-criptoxantina, luteína, zeaxantina y licopeno.

Existen dos clases de carotenoides: caroteno y xantofilas. La diferencia entre estas es que las xantofilas contienen oxígeno y los carotenos son hidrocarburos que no contienen oxígeno. Ademas ambos absorben distintos niveles de luz durante la fotosíntesis, por lo cual las xantofilas son más amarillas mientras que los carotenos son más naranjas.

Nutricionalmente podemos considerar otro grupo de carotenoides que trata de las provitaminas A y de las no provitaminas A. Las provitamina A son los carotenoides que se convierten en vitamina A dentro de los intestinos y del hígado.

Recuerda que la vitamina A cuida la vista, mantiene la mucosa saludable y fortalece el sistema inmunológico.

Y entre las que mencioné anteriormente se divide el alfa-caroteno, el beta-caroteno y el beta-criptoxantina como provitamina A mientras que la luteína, zeaxanthin y el licopeno no lo son.

Se ha encontrado que la luteína y el zeaxantina también están asociados con la salud ocular pues estos pueden prevenir la degeneración macular (DM) y la ceguera.

La luteína previene la formación de arteriosclerosis causada por plaquetas que restringen el flujo de sangre al corazón.

Fuentes

Algunas de las mejores fuentes de luteína y zeaxantina son:

  • Col rizada.
  • Espinacas.
  • Hojas de nabo.
  • Aguacate.
  • Calabaza.
  • Pimentón.
  • Frutos amarillos.

La beta-criptoxantina es un carotenoide xantofila que se encuentra en la papaya, mango y naranjas, al igual que en otros alimentos de este color. Este carotenoide reduce el riesgo de poliartritis inflamatoria que incluye a la artritis reumatoidea.

Entre los carotenoides provitamina A el betacaroteno es el mejor de todos. Aunque consumido como suplemento puede ocasionar daño, por lo cual recomendamos consumirlo por medio de fuentes naturales como:

  • Melón.
  • Zanahoria.
  • Col rizada.
  • Mango.
  • Camote.
  • Calabaza.
  • Papaya.
  • Espinaca.

Además el beta-caroteno tiene beneficios como protector solar natural.

– No consumir suplementos nutricionales –

El licopeno es el carotenoide responsable del pigmento (color) en:

  • Sandia.
  • Toronja.
  • Espárragos.
  • Tomate.
  • Papaya.
  • Repollo.
  • Guayabas.
  • Zanahorias.
  • Pimiento rojo.
  • Perejil.

*Aunque en varios alimentos el pigmento no es característico del alimento, se encuentra presente.

El licopeno previene la osteoporosis y ayuda en contra de distintos tipos de cáncer.

Empieza a agregar un poco de color a tus comidas. Aquí hay algo que te puede ayudar: [Plan nutricional]

Estos fueron algunos de los distintos tipos de carotenoides. ¿Te gustaría agregar algo?