Hay muchas investigaciones que hablan sobre nuestros intestinos y cómo controlan nuestras emociones.

Para hablar sobre este tema tengo que aclarar la importancia que tienen nuestros intestinos.

Uno de mis libros favoritos en este tema es el de Darm mit Charme de Giulia Enders en donde ella empieza contando una historia que también te voy a contar pero con mis propias palabras.

Giulia estaba en una fiesta en donde había un chico sentado aparte de los demás, así que se acercó a hablar con él y es cuando notó que este chico tenía un pésimo aliento, lo cual indica graves problemas digestivos. Días después de esa fiesta se enteró que ese chico se suicidó. Fue ahí cuando ella se dio cuenta que debe haber alguna conexión entre nuestros intestinos y nuestras emociones. En especial una conexión con la [depresión].

Si no puedes entender la relación entre ambos, piensa en aquella vez que estabas muy nervioso, ¿cómo se sentía tu estómago o tus intestinos?

O qué tal la vez cuando consumiste alimentos que te intoxicaron, ¿cómo estaba tu ánimo después de eso?

Controlan nuestras emociones

El psiquiatra James Greenblatt encontró que más de la mitad de los problemas psiquiátricos estaban relacionados con problemas intestinales. Incluso él afirma que varios pacientes fueron tratados simplemente al mejorar la nutrición, lo cual mejoró ambos problemas.

Pero nuestros intestinos no sólo controlan nuestras emociones pues la depresión, TDAH, alzheimer, cambios de humor, y mucho más está relacionado con la salud intestinal.

Ahora puedes entender porque siempre hablo sobre nutrición. Se debe a que la nutrición es el fundamento para la salud.

Regresando a nuestros intestinos, debes saber que cerca del 90% de nuestras células son bacterianas, y los genes bacterianos superan a los genes humanos en una proporción de 99 a 1.

También debes de saber que nosotros no teníamos esta microbiota (las bacterias en nuestro intestino) cuando éramos bebes en el vientre de nuestra madre. Los bebes están básicamente estériles hasta el momento del parto en donde tienen que pasar naturalmente por el canal de parto en donde empiezan a recibir bacterias.

Por favor, no me tomes a mal, pues por muchos años las personas han escogido culpar a las bacterias por todo. Cuando la verdad es que necesitamos las bacterias, y es más, sin las bacterias no podríamos ni siquiera digerir la mayoría de alimentos que consumimos.

Así que las bacterias son muy importantes para nuestra salud. Aún las peores bacterias sirven a un propósito.

Es por esto que no recomiendo las cesáreas, así que si tu doctor no tiene una justificación legal para hacerte la cesárea, estás en el derecho de demandarlo. Ya que por medio de la cesárea se está evitando que el bebe obtenga las bacterias necesarias de su madre para así establecer su propio microbiota. Y si el bebe no obtiene estas bacterias se va a ver afectado su salud mental, su sistema inmunológico, y mucho más.

Para conocer más de esto te recomiendo el libro [Alimenta tu Cerebro] de David Perlmutter, pues él explica más de este tema.

 

Pero, ¿Qué puedes hacer si naciste por cesárea?

La microbiota depende de nuestra nutrición, así que la solución está en desarrollar excelentes hábitos nutricionales. Por ejemplo, tu principal alimento en el almuerzo debe ser la ensalada mientras que el resto es sólo el acompañamiento.

Aquí también vas a encontrar un [plan nutricional] que te va a guiar con las reglas básicas para una correcta nutrición.

Resumiendo, en tus intestinos vas a encontrar tu segundo cerebro. Tiene su propio sistema nervioso que es muy poderoso. Lo suficientemente poderoso que puede controlar tus emociones e incluso tu capacidad cognitiva.

Eso explica porque hay altos niveles de serotonina en los intestinos. Por cierto, la serotonina es el neurotransmisor del bienestar general.

Así que no subestimes tus intestinos.
Pues controlan nuestras emociones.

No olvides Cuidar tu Salud y de Suscribirte!

 

Controlan nuestras emociones:

  • Gut feelings: the future of psychiatry may be inside your stomach | Carrie Arnold | The Verge | 2013/08/21 | [Link]