Sin darnos cuenta desde pequeños o mientras crecimos, heredamos ciertas costumbres que en algunos casos estaban bien fundamentados pero en otros casos se crearon de una forma errónea convirtiéndose en mitos sobre alimentos saludables.

Mitos sobre alimentos saludables

1. Chicle

Aunque suene raro para la mayoría, en muchos casos he escuchado de personas que creen realmente que el chicle le puede ayudar a la salud dental aún cuando varios dentistas opinan diferente.

Claro que eso no es todo, lo peor del chicle que lo pone entre los mitos sobre alimentos saludables es debido a que mientras masticas el chicle también estás tomando pequeñas porciones de aire que finalmente quedan atrapados en los intestinos ocasionando gases además de la sensación de llenura.

Incluso un consumo seguido de chicle puede llevar a la diarrea y pérdida anormal de peso (si quieres perder peso, créeme, esta no es la forma) debido a su contenido de sorbitol que es un alcohol de azúcar que el cuerpo demora en metabolizar.

2. Te Verde

La cafeína en el te verde puede ocasionar dolor abdominal, además que el consumo seguido afecta el rendimiento natural del cuerpo e incluso puede alterar el reloj biológico.

Como el cafe, el te verde contiene cafeína en cierta cantidad que funciona como diurético y que ocasiona nauseas.

Sabiendo esto es mejor consumir hierbas que estén frescas pues éstas pueden tener los mismos beneficios del te verde sin tantos problemas. Hay muchas opciones de hierbas aunque en cada país hay hierbas que se consiguen más fácilmente que otras. Pero puedes empezar con manzanilla y menta.

3. Lácteos

Los lácteos no son buenos para la salud aunque te sorprenda. Sobre todo ahora que son mucho más procesados y alterados que antes. Si hablas con médicos seguramente ellos aún seguirán recomendando la leche por el calcio, o quizás te recomienden la leche enriquecida que es aún más alterada.

Ahora, si le preguntas a químicos, ellos te podrán confirmar que no es tan buena como la mayoría promueve.

Es conocido el problema que sufren muchas personas que no tienen la enzima necesaria para digerir la lactosa que es el azúcar en la leche. Por cierto, Jamie Oliver demostró como algunas empresas le agregaban la misma cantidad de azúcar en la leche que la que hay en una lata de gaseosa.

De cualquier forma, consumir muchos productos lácteos hace que la digestión se tenga en el intestino delgado en lugar del estómago, lo cual produce síntomas como diarrea y gases.

Ciertos quesos como el queso parmesano y cheddar son bajos en lactosa y más tolerables aunque el queso más saludable es el fresco que es blanco por dentro como por fuera.

Recuerda que los nutrientes de los lácteos los puedes encontrar en otras fuentes, por ejemplo, el calcio lo puedes obtener por medio de vegetales de hoja verde oscuro además de frutos secos como las almendras.

Con esto concluimos los mitos sobre alimentos saludables. ¿Te gustaría agregar algo?